Análisis Call of Duty: Black Ops 2

Análisis Call of Duty: Black Ops 2
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Por fin tenemos entre todos nosotros la secuela de Black Ops, uno de los juegos más exitosos de los últimos años. Activison y Treyarch regresan con más fuerza que nunca y nos ofrece el juego más ambicioso y de mayor calidad de la saga Call of Duty. Es también el regreso de la saga más prestigiosa y aclamada del género para alegría de los millones de seguidores que tiene una franquicia que ha sobrepasado las fronteras de los videojuegos, convirtiéndose en todo un fenómeno social.

En esta ocasión vamos a viajar a un futuro cercano para meternos de lleno en un conflicto que afecta al mundo entero. Precisamente, este cambio en la ambientación es una de las grandes novedades de esta entrega, pero no será la única, porque sus creadores han querido ofrecer un gran número de novedades, de modo que estamos a buen seguro ante la entrega más innovadora y rompedora de la saga. Eso sí, siempre sin olvidar el estilo y las características que le han hecho famosa. Estamos ante uno de los grandes lanzamientos del año, uno de esos juegos que ningún amante del género se debería perder.

Los jugadores nos vamos a encontrar con una fórmula ya conocida, pero también con numerosas mejoras y novedades que completan un producto de gran calidad, un shooter frenético que nos tendrá enganchados durante muchísimo tiempo gracias a su extraordinaria campaña, su aclamado multijugador -con más opciones y posibilidades que nunca- y su divertidísimo modo zombi, que ahora incluye tres modos de juego diferentes para jugar en cooperativo. A todo esto hay que sumar un arsenal de armas y accesorios descomunal, la citada nueva ambientación con toques futuristas y un completo lifting al apartado gráfico, que ahora luce a un gran nivel. En definitiva, motivos con suficiente peso como para afirmar que estamos ante uno de los mejores shooters del año y también la mejor entrega de Call of Duty, lo cual es mucho decir teniendo la gran calidad general de la saga.

El estudio californiano nos ofrece un título en el que la acción será la gran protagonista. Una propuesta jugable de lo más atractiva que viene cargada de modos de juego y contenido que nos garantizan horas y horas de diversión. Y es que una de las cosas más admirables de Black Ops II es el gran nivel que ofrece tanto en su campaña en solitario como en sus distintas y numerosas modalidades multijugador.

Pero comencemos por la campaña individual, que en esta ocasión no es un mero añadido, sino que merece toda la atención del jugador gracias a su trabajado argumento -muy superior a lo que estamos acostumbrados en el género-, que ha corrido a cargo de David S. Goyer (guionista en las tres cintas del Batman de Christopher Nolan). A diferencia del primer Black Ops, ahora todos los hechos se nos narran de una forma mucho más clara. Para ello, se han introducido muchas más escenas cinemáticas, que gozan de una gran calidad.

Asimismo, el desarrollo de la historia se vuelve de lo más interesante gracias a los saltos en el tiempo que se producen. Así, veremos como se conectan entre sí las historias de Alex Mason y su hijo David. Así, vamos a vivir misiones que transcurren en los años 80 y otras que trascurrirán en el año 2025. De este modo, se nos irán presentando distintos personajes, tanto aliados como villanos.

El malo en esta ocasión es Raúl Menéndez, un personaje que busca enfrentar a las dos máximas potencias mundiales: China y Estados Unidos. Este villano tendrá un gran peso en la historia, de modo que poco a poco iremos conociéndole más, así como descubriendo los motivos que le han llevado a impulsar un conflicto bélico mundial.

Precisamente las misiones que se desarrollan en el futuro serán las más espectaculares, ofreciendo un enfoque bastante novedoso a la serie. Según vayamos avanzando en la historia, iremos descubriendo nuevos detalles que nos ayudarán a comprender todos los hechos y el motivo de que se relacionen las dos épocas. No os queremos desvelar nada, pero os aseguramos de que merece la pena ser jugada en su totalidad. Tampoco faltaran, como es normal en la serie, la violencia, las traiciones y la polémica. Está claro que estamos ante un juego con un planteamiento adulto que nos quiere mostrar la guerra con toda su crudeza.

Además, en esta ocasión nos vamos a encontrar con un innovador sistema de juego en la campaña, que ofrece por primera vez múltiples opciones y desenlaces en función de las decisiones que hayamos tomado durante el juego. Así, salvar a algún personaje concreto o, por el contrario, ejecutar a alguien tendrá sus efectos sobre el argumento, con finales y cinemáticas distintas. De hecho, podremos volver a vivir distintas situaciones para experimentar los distintos finales según nuestras decisiones.

Este aspecto hace de la campaña de Black Ops bastante rejugable. A esto hay que sumar que estamos ante una campaña con una duración mayor de lo que estamos acostumbrados en el género. Terminar la campaña os puede llevar entre 8 y 10 horas, cifra que aumentará en los niveles más altos de dificultad y, sobre todo, si buscamos completar los 10 retos que nos propone cada misión.

Otra de las novedades que se ha introducido en la campaña es la posibilidad de equipar a nuestro hombre con las armas y accesorios que más nos gusten antes de comenzar la misión. De este modo, podremos optar por realizar las misiones de distinta manera, pudiendo optar, por ejemplo, por ir con armas potentes, fusiles u optar por ser francotiradores silenciosos.

En definitiva, estamos ante la mejor campaña que hemos podido disfrutar en la serie, con el aliciente extra de lo atractivo de su argumento y del gran número de escenarios repartidos por todo el mundo que visitaremos. Además, el desarrollo será de lo más variado gracias a los saltos temporales que salpican el desarrollo. Así, mientras en el pasado manejaremos armas más clásicas, en el futuro contaremos con todo tipo de armas e increíbles gadgets como jetpacks, torretas, robots, drones… además contaremos con armas mucho más futuristas.

De este modo, la historia nos ofrece un desarrollo muy variado, en el que se alternan todo tipo de misiones. Eso sí, la acción sin descanso y un ritmo frenético en las misiones serán los grandes protagonistas. Dicho esto, tampoco faltarán momentos más pausados en los que deberemos pasar desapercibidos para acabar con nuestros enemigos de forma silenciosa o las persecuciones en distintos vehículos. Treyarch ha querido dar al jugador más libertad, por lo que en determinados momentos podremos elegir entre distintos caminos a seguir, por lo que se evita la linealidad típica del género. Además, se introducen varios momentos más estratégicos y combates masivos en los que aparecen decenas de unidades en pantalla.

Como vemos, la campaña ofrece los elementos más característicos de la saga, pero también innova con nuevos elementos. El resultado no puede ser más positivo. Un juego dirigido a todo tipo de jugador, tanto a los más novatos como a los más expertos en esto de pegar tiros. Así, podemos optar porque la máquina nos asista en el apuntado o bien, jugar con apuntado manual si buscamos un reto mayor. Asimismo, podemos configurar el control y la sensibilidad a nuestro gusto para que siempre encontremos la combinación que mejor se adapte a nuestro estilo.

Un control directo y sin complicaciones para que podamos disfrutar desde el primer momento y nos centremos en acabar con la legión de enemigos que aparecerán a nuestro paso. Enemigos que ahora cuentan con una IA mejorada respecto a títulos diferentes. Ahora sabrán organizarse mejor, buscar coberturas para esconderse o rodearnos cuando nos superen en número. Además, en los niveles más altos de dificultad tendremos que andar con mucho cuidado puesto que a la mínima estaremos muertos.

Además de la campaña, tenemos cinco misiones Strike Force, que se complementan la historia, por lo que resultan sumamente atractivas. Así, vamos a tener que rescatar a algún personaje fundamental, proteger a un convoy o rescatar una base.

Estas misiones ofrecen una estructura diferente a las de la campaña. Así, se añade un cierto componente táctico, ya que podremos movernos con libertad en una serie de mapas cerrados y realizar una serie de acciones como dirigir soldados, torretas o drones aéreos con tan sólo pulsar alguna de las cuatro direcciones de la cruceta del mando. Como si de un juego de estrategia se tratase, podemos optar por una vista aérea para dirigir a nuestras unidades, ordenarlas que ataquen o que defiendan un determinado punto. Incluso podemos optar por ver en primera persona la perspectiva de las unidades que controlamos. Estamos, por tanto, ante un añadido bastante atractivo que supone también un soplo de aire fresco. No nos extrañaría nada que esta nueva modalidad aparezca en futuras entregas.

Llegados a este punto, es el momento de comenzar a hablar de seguramente el modo más esperado por todos los jugadores: el multijugador. No en vano, estamos hablando de la franquicia más jugada online en consolas. Treyarch ya demostró con la primera entrega de Black Ops que saben muy bien lo que los jugadores buscan. Una vez más, han cogido la fórmula clásica de la serie, pero, al mismo tiempo, han perfeccionado cada aspecto e introducido una serie de mejoras que se traducen en un multijugador apasionante.

Por un lado, tenemos el multijugador competitivo, con numerosos modos de juego y partidas hasta para 18 jugadores. Una vez más, se introduce el sistema de progreso de la saga, aunque con ciertos cambios. De este modo, vamos a encontrarnos con 55 niveles de experiencia, así como un total de diez prestigios, que iremos desbloqueando según vayamos jugando. De igual forma, según ganemos niveles iremos desbloqueando nuevas armas, accesorios, mejoras, ventajas…

Para ganar experiencia deberemos conseguir puntos por muertes, pero también en esta ocasión realizando acciones especiales como pueden ser las asistencias, venganza, rachas, dobles muertes… En esta ocasión, los puntos nos darán acceso a los nuevos Score Streaks, que nos premiarán no sólo por las muertes que acumulemos, sino también por todas las acciones especiales que realicemos. De este modo, Treyarch ha buscado que los jugadores se dediquen a algo más que matar a todo lo que se mueva (que al final no deja de ser el principal objetivo), sino también por cooperar con el resto de jugadores de su equipo.

Según vayamos ganando puntos en las partidas iremos rellenando una barra especial que nos permitirá desbloquear estas ventajas. Entre ellas encontramos espectaculares ataques aéreos, los famosos ataques de perros, torretas, drones…

Lógicamente, el uso de estas ayudas será fundamental para salir victoriosos en las partidas, pero claro, para conseguirlas deberemos conocer bien los escenarios y demostrar una gran habilidad y reflejos. Todo ello da lugar a partidas frenéticas y muy intensas en las que no habrá un segundo de respiro. Pocos juegos pueden presumir de ofrecer una mecánica tan directa y divertida como Black Ops 2, un multijugador competitivo que a buen seguro volverá a reinar en el online.

Pero todavía nos queda hablar de una de las grandes novedades que introduce esta entrega. Estamos hablando del nuevo sistema Pick-10, que determinará la cantidad de equipamiento que podemos llevar con nosotros. Para entendernos mejor, vamos a contar con diez ranuras que podremos utilizar a nuestro gusto para colocar las armas o accesorios que deseemos. Hay que tener en cuenta que en estos diez espacios se incluyen también las ventajas (recarga rápida, movernos más rápido, carroñero…), por lo que deberemos pensar muy bien cómo queremos organizar nuestra “clase”.

Gracias a esta novedad, ahora vamos a poder especializarnos más en un determinada clase. Así, podremos usar por ser francotiradores, expertos en explosivos o hacer uso de las armas más potentes para la confrontación directa. Podremos ir personalizando los cinco tipos de soldados preestablecidos con cientos de combinaciones y con numerosos accesorios que iremos desbloqueando para las distintas armas.

Si no tenemos mucha experiencia en el género, seguro que nos vendrá muy bien el entrenamiento de combate. Se trata del conocido modo instrucción que nos permite entrenar con “bots” manejados por la máquina. Podremos configurar la partida a nuestro gusto, eligiendo el nivel de dificultad de los enemigos y el mapa en el que deseamos competir.

En esta ocasión vamos a contar con nada menos que catorce mapas para el online (número que se irá incrementando con las futuras expansiones). Nuevamente, Treyarch nos ofrece unos mapeados muy variados y de gran calidad. Así, se irán alternando los más pequeños para combates intensos y directos con otros mucho más grandes en escenarios abiertos que harán las delicias de los francotiradores. La verdad es que nos han encantado el diseño de cada uno de ellos, ya que ofrecen todo un mundo de posibilidades a los jugadores.

En el modo cine vamos a poder volver a disfrutar de todas nuestras partidas, lo que será de gran ayuda para mejorar también y ver nuestros puntos débiles. Además, en esta ocasión se ha introducido la función de transmisión en vivo, que permitirá a los jugadores transmitir sus partidas en YouTube en tiempo real. Una opción que a buen seguro va a ser todo un éxito (tan sólo hay que echar un vistazo a la inmensa cantidad de vídeos relacionados a Call of Duty que encontramos en este famoso servicio de almacenamiento de vídeos online).

Pero claro, todo lo positivo que estamos contando del online no tendría mucho sentido si no contáramos con una propuesta de modos de juego a altura. Por suerte, en Black Ops II nos encontramos con una basta oferta. Todos los modos se encuentran divididos en las dos categorías Principales y Extremo. La diferencia entre las dos es que en la segunda nos encontraremos con modos dirigidos a expertos, ya que desaparece el radar, las cámaras de muerte y otras ayudas…

Respeto a los modos incluidos, la principal novedad es Punto Caliente, un gran añadido ya que resulta ser todo un vicio. Se trata de un modo enfocado al trabajo en equipo en el que los equipos deberán luchar por asegurar un punto y defenderlo del resto de enemigos con el objetivo final de conseguir la máxima puntuación antes de que se acabe el tiempo.

Tampoco faltan los conocidísimos modos Duelo por Equipos, Capturar la Bandera, Todos contra Todos, Demolición o Cuarteles entre otros muchos. Tampoco falta el divertidísimo Baja Confirmada, muy bien recibido por aquellos que odian las partidas repletas de camperos, ya que en este caso para que las muertes cuenten hay que recoger las placas de los enemigos caídos.

El funcionamiento del online se ha perfeccionado mucho, de modo que en casi todas las partidas que hemos jugado ha funcionado perfecto, y eso a pesar de la inmensa cantidad de jugadores que hay ya jugando. Además, hay que agradecer la introducción del nuevo League Play, que nos busca partidas en función de nuestro nivel. Una opción muy recomendable porque nos permite encontrar jugadores con un ránking similar al nuestro. Además, según vayamos ganando partidas podremos ir subiendo divisiones.

Para el final nos hemos dejado el aclamado y adictivo modo zombi, que Treyarch ha ido incorporándola la serie desde World at War. Esta modalidad ha sido completamente renovada, de modo que ahora será mucho más completa y grande que nunca. En esta ocasión, los zombis cuentan con su propia compaña y tres modo de juego diferentes. En el modo Supervivencia, hasta cuatro jugadores deberían ir superando niveles mientras acaban con oleadas de zombis. El nuevo modo Grief enfrenta a dos equipos de cuatro jugadores cada el objetivo de determinar cuál es que más sobrevive más tiempo contra las hordas de no muertos. Por último, Tranzit, también para cuatro usuarios, nos permitirá ir desplazándonos por distintas localizaciones utilizando para ello un autobús. En este último modo la diversión y las risas están más que aseguradas, además de que se ha introducido una historia que siempre añade un punto de interés.

También nos daremos cuenta de que los mapas son ahora mucho más grandes que nunca y con más secretos que descubrir. Además, se introducen novedades como la posibilidad de ganar puntos al eliminar a los zombis, con los que podremos obtener nuevas armas, ventajas e incluso, en el modo Tranzit, podemos montar una serie de artefactos. A buen seguro que esta modalidad zombi nos va a ofrecer horas y horas de diversión en cooperativo.

Gráficos

A pesar de contar con un motor gráfico que ya tiene sus años de vida, Treyarch lo ha sabido depurar y mejorar para ofrecer un producto que raya a un gran nivel. Se han introducido una serie de mejoras en este apartado, como en el efecto HDR y una iluminación mucho más real. Asimismo, se ha incluido una nueva tecnología de texturizado denominada Reveal Mapping que permite una mejora notable en la recreación de los objetivos. Todo ello manteniendo los 60 fps que caracterizan a la saga y que permiten una fluidez total en todo momento.

Se han mejorado bastante también la recreación de los distintos escenarios y mapeados, que ahora son también más grandes y con más nivel de detalles. También se ha introducido la destrucción de escenarios, que permite recrear las escenas de guerra con mucho más realismo.

No faltan tampoco todo tipo de efectos de luz, explosiones y condiciones climatológicas. Además, el enfoque futurista del juego permite ofrecer una novedosa ambientación a la serie.

Asimismo, se ha hecho un gran trabajo en la animaciones de los personajes, que gracias a sus gestos ahora parecen mucho más humanos. También hay que destacar la gran calidad de las secuencias cinemáticas, que ahora son mucho mayores en cantidad. Por último, destacar que se ha añadido soporte para televisores 3D para que podamos disfrutar de una experiencia más inmersiva.

Sonido

A diferencia de lo que sucedió en el primer Black Ops, ahora nos encontramos con un apartado realmente increíble. Jack Wall ha compuesto la mejor banda sonora de toda la saga, con temas de todo tipo pero que en todo momento se adaptan como un guante a lo que vemos en pantalla.

Hay que destacar también el gran doblaje al castellano que vamos a disfrutar, con mención especial para el actor Jordi Mollá, que pone voz al villano del juego.

Los efectos de sonido son espectaculares y contundentes a partes iguales, de modo que nos vamos a sentir como si estuviéramos dentro de la guerra.

Conclusión

Treyarch nos trae la entrega más completa, ambiciosa y de mayor calidad de la ya veterana saga Call of Duty. Black Ops II nos ofrece un espectacular título de acción, cargado de contenido que nos va a tener entretenidos durante mucho tiempo. Sobre la exitosa fórmula de los entregas anteriores se han introducido un gran número de mejoras y novedades.

La oferta jugable no puede ser más variada y completa, con una campaña más atractiva que nunca, las nuevas misiones Strike Force, así como un fabuloso modo online que hará las delicias de todos los fans de la serie y un renovado y divertidísimo modo Zombie.

Estamos ante uno de los juegos imprescindibles de este año, sobre todo para todos los amantes de los shooters y de los juegos de acción.

Copia cedida por El Corte Inglés

Comparte este artículo