Análisis de DMC Devil May Cry: Definitive Edition

Análisis de DMC Devil May Cry: Definitive Edition
Comparte este artículo
Autor: Comentar

¿Quieres conocer más a fondo el nuevo DMC Devil May Cry: Definitive Edition? Te proponemos un completo análisis en nuestro blog de Juegos. Hace poco más de dos años, Ninja Theory y Capcom nos sorprendían muy gratamente con nueva nueva entrega de la prestigiosa serie Devil May Cry.

Análisis de DMC Devil May Cry: Definitive Edition

Todas las dudas que había levantado este ‘reboot’ de la saga en algunos jugadores y parte de la prensa especializada desde su anuncio, se disiparon de un plumazo desde el mismo día de su lanzamiento. Y es que no sólo no estábamos ante una más que digna entrega, sino que, para alegría de muchos, nos encontrábamos ante una auténtica maravilla, un increíble juego de acción, con una exquisita jugabilidad y un fabuloso diseño. De hecho, en nuestro análisis ya lo calificamos como uno de los mejores títulos Hack and Slash de la historia.

Además de las versiones de PS3 y Xbox 360, los jugadores de PC se beneficiaban de la mayor potencia de esta plataforma para disfrutar de una experiencia aún mejor gracias a unos gráficos en alta resolución y 60 fps, que, como os podréis imaginar, es la mejor adicción posible para un título de estas características.

DmC Devil May Cry: Definitive Edition en profundidad

Pues bien, con las consolas de nueva generación (PS4 y Xbox One) ya asentadas en el mercado, es la hora de recibir DmC Devil May Cry: Definitive Edition, una versión remasterizada que no sólo recibe un importante lifting a nivel visual, sino que también añade un sinfín de material extra, como todos los contenidos descargables lanzados, nuevos modos de dificultad, la posibilidad de ponernos también en la piel de Virgil -hermano gemelo de Dante- y distintas adicciones en su jugabilidad que completan un título imprescindible para cualquier amante del género.

DmC Devil May Cry: Definitive Edition en profundidad

Esta versión hereda el impactante apartado gráfico que lucía en compatibles, pero añadiendo abundantes extras que nos aseguran horas y horas de diversión y la acción más intensa y frenética que nos podamos imaginar. Además, nos llega a un precio reducido, por lo que su adquisición se nos antoja irresistible a cualquier fan de la franquicia.

Como estamos viendo en los últimos meses, las remasterizaciones están convirtiéndose en una constante en esta nueva generación de consolas, aunque no todas están igual de justificadas o reciben suficientes mejoras para el jugador. Sin embargo, en algunas ocasiones, nos permiten acceder a versiones muy mejoradas de grandísimos títulos de la anterior generación, por lo que, en nuestra opinión, es en esos casos cuando estas re-ediciones se hacen totalmente necesarias. En este segundo grupo se encontraría, sin lugar a dudas, la Definitive Edition de DmC, un título que ya nos maravilló en las anteriores consolas.

Y eso que, como señalábamos al comienzo, que el juego estuvo acompañado de controversia durante todo el proceso de desarrollo del mismo. A algunos jugadores no les terminaba de gustar el cambio de look de su protagonista y tampoco algunas de las novedades que se buscan introducir en este reseteo. Al final, hasta los más críticos tuvieron que ceder y reconocer que estábamos ante un espectacular y magnífico juego que, además, suponía una bocanada de aire fresco para la saga.

DmC Devil May Cry: Definitive Edition

A pesar de la polémica, el juego mantenía toda la esencia que ha hecho famosa a la saga: la acción continúa, los combates fluidos, sus enemigos y un protagonista con mucho carisma. Pero, además, se apostaba por mejorar un producto ya consolidado con un gran número de mejoras y novedades, que fueron finalmente muy bien recibidas por los jugadores, tanto los más veteranos de la serie, como por aquellos que se se introducía en ella por primera vez.

El juego nos invita a disfrutar como enanos desde el primer minuto con un Dante más rápido, letal e insaciable que nunca, originando que la acción sea también más veloz, intensa y brutal que nunca. Y todo ello con un estilo muy cinematográfico, que busca siempre el mejor ángulo para ofrecer las escenas más espectaculares.

Después de demostrarnos su enorme talento con títulos como Heawenly Sword o Enslaved, Ninja Theory recibió el complicado encargo de realizar el reboot de una saga con mucho prestigio desde su nacimiento en PS2. Sin embargo, sorprendieron a propios y extraños con su mejor título hasta ahora, un título increíble que, además, a pesar del género que es (poco dado a historias elaboradas), sabía hacer muy buen uso de la narrativa para acompañar a la acción más salvaje. No obstante, el gran mérito del juego es el haber mantenido intacta la fórmula original, pero potenciando y mejorando todos y cada uno de los apartados, al mismo tiempo que apostaba también por ofrecer una serie de novedades.

DmC Devil May Cry

En esta ocasión, nos encontramos con un título aún más frenético que en las entregas anteriores, en el que la acción será una constante, de manera que sólo tendremos descanso para explorar sus espectaculares escenarios y encontrar un gran número de objetos y mejoras. Entre medias, nos enfrentaremos a legiones de enemigos de todo tipo y tamaño a los que deberemos destrozar haciendo uso de un enorme catálogo de golpes y combos.

Se nota que detrás del guión se encuentra el conocido guionista Alex Garland (“La playa”, “Sunshine”, “28 Días Después”), ya que la historia tiene mucho más peso de lo que estamos acostumbrados en el género. La historia se centra en los primeros años de un joven Dante, que descubrirá y se tendrá que enfrentar a las consecuencias de ser hijo de un demonio y de un ángel. Esta doble personalidad tendrá también un gran impacto en el juego, ya que le permitirá utilizar las habilidades de un ángel o un demonio, transformando su espada Rebellion al instante, lo que afectará tanto a los movimientos y combos como al combate.

La historia se nos irá contando a través de numerosas escenas cinemáticas de gran calidad que, además, no cortan en ningún momento la acción. También iremos conociendo a distintos personajes secundarios, tanto villanos como aliados nuestros. Como es norma en nuestros análisis, no os queremos desvelar casi información para no estropear la experiencia.

DmC Devil May Cry

Como ya hemos señalado y muchos ya sabréis, en esta entrega Dante cuenta con un look muy diferente e incluso podríamos hablar de un estilo diferente en su forma de comportarse: más chulesco, provocador o arrogante. Como todo en esta vida, será cuestión de gustos, pero a nosotros realmente nos encanta este “nuevo” Dante, pero sin olvidarnos que sigue siendo una auténtica máquina de matar demonios gracias a sus increíbles habilidades en combate.

Lo que no varía es la importancia que tienen los combates en el juego, siendo el núcleo jugable fundamental sobre el que se asienta la obra. Pues bien, el resultado es simplemente magnífico, con un nivel de espectacularidad en cada enfrentamiento que nos dejará perplejos delante de la pantalla de nuestro televisor o monitor. De hecho, se ha perfeccionado todo el sistema de combate de los títulos anteriores con un sinfín de nuevos golpes, movimientos y posibilidades. Nuestro protagonista se mueve de una forma mucho más suave, natural y precisa, de manera que resulta toda una gozada disfrutar de los numerosísimos combates. Además, aquí entran en escena los 60 cuadros por segundo de esta versión, que no os podéis ni imaginar lo que mejoran el resultado final. De hecho, una vez que lo probéis, os resultará imposible regresar a los 30 fps. El resultado es evidente y tiene una gran influencia en la jugabilidad, ya que ahora encadenamos todos los movimientos y animaciones con mucha más naturalidad y velocidad. En un título de estas características, el tiempo de respuesta y la fluidez resultan fundamentales, de ahí que ahora los combates sean una auténtica locura, sin duda, la mejor manera de disfrutar de la propuesta jugable que DmC.

El control es ahora más preciso a la hora de responder a nuestras acciones, de manera que podremos encadenar decenas de golpes, combos y contundentes ataques con una mayor precisión. Eso sí, aunque el control resulta delicioso y muy sencillo de aprender, estamos ante un juego que exige al jugador de bastante habilidad y práctica para aprender a dominar como un experto las distintas técnicas y ataques que tenemos a nuestra disposición, sobre todo si optamos por los niveles de dificultad más altos.

Definitive Edition

En otras palabras, no estamos ante un juego machaca-botones; de hecho, esa técnica no nos servirá de nada cuando nos enfrentemos a los enemigos más poderosos. De ahí que os recomendemos que dediquéis un tiempo a controlar a Dante (o su hermano), ya que el resultado de aprender nuevas técnicas y movimientos (y encadenarlos) no puede resultar más gratificante. Estamos, por tanto, ante un sistema de combate que puede resultar sencillo en los primeros compases de la aventura, pero que en pocos minutos nos irá mostrando su enorme profundidad, algo que sin duda resulta un punto muy favorable para un título de estas características.

Eso sí, podemos optar por distintos niveles de dificultad, de manera que adaptemos la experiencia a nuestro nivel de exigencia o habilidad. Cada episodio ofrecerá nuevos retos y enemigos más complicados, pero también podremos ir mejorando a Dante con un gran número de mejoras. Para ello deberemos utilizar unas esferas blancas, que dejarán caer los enemigos al morir, en una serie de estatuas que encontraremos por los escenarios. Asimismo, cada vez que completemos la barra de mejora, desbloquearemos una nueva habilidad para nuestro personaje. Las hay de todo tipo, desde las que mejoran nuestras distintas armas, como aquellas que permiten aumentar nuestra agilidad. Existen también una serie de esferas rojas que dejarán también los enemigos y distintos elementos del escenario al ser destruidos. Con ellas, podremos adquirir distintos objetos como máscaras que nos otorgan una oportunidad extra o mejoras de salud.

También contaremos con un gran número de armas a nuestra disposición: Rebellion, Osiris, Ebony, Arbiter o Ibory, entre otras, son solo algunas que nos permitirán enviar de regreso al infierno a nuestros enemigos, siempre con estilo y brillantez. Cada una de ellas cuenta con sus propias características y están pensadas para distintas situaciones, por lo que serán más recomendables en unos u otros momentos. En función de nuestro estilo de combate, será más recomendable utilizar una u otra.

DmC Devil

Con todo lo dicho anteriormente, ya os podréis imaginar que la variedad en los combates y, por tanto, en la jugabilidad es uno de los puntos fuertes del título. Y es que vamos a poder realizar un número casi ilimitado de combos, especiales, ataques y agarres de todo tipo. Además, las distintas acciones que realicemos irán rellenando un marcador situado en la parte superior derecha de la pantalla. Este contador se llenará de forma más rápida si combinamos distintos golpes y realizamos movimientos más complicados. Un sistema que nos animará a repetir una y otra vez los niveles para superar nuestras puntuaciones y compararlas con las de nuestros amigos y jugadores de todo el mundo.

Esta amplia variedad de estilos de combate, armas y movimientos tienen su razón de ser en los numerosos enemigos que se citarán con nosotros a cada paso. En este punto hay que tener en cuenta que no todos los enemigos pueden ser derrotados con el mismo tipo de arma, sino que nos encontraremos con distintos tipos. Así, algunos pueden ser destruidos con cualquier arma, mientras que otros nos exigirán utilizar un arma celestial o demoníaca en función del color que tengan. Esto nos obliga a estar muy concentrados y demostrar que tenemos buenos reflejos, ya que será habitual que debamos cambiar de arma varias veces en un mismo combate para acabar con los distintos demonios y, al mismo tiempo, obtener buenas puntuaciones en cada enfrentamiento.

Todavía nos queda hablar del enorme catálogo de enemigos finales presentes en la aventura. Además de contar con un gran diseño, muchos de ellos impresionan por su tamaño y suponen un gran desafío. Nos obligarán a demostrar todas nuestras habilidades, estudiar sus puntos débiles y rutinas para poder derrotarlos. Estos enfrentamientos resultan sublimes y representan algunos de los momentos más impactantes del juego.

DmC

A destacar también la notable IA de los enemigos, que nos asegura combates intensos en todo momento y desafíos bastante importantes cuando estemos rodeados por un buen número de ellos. Y somos unos auténticos expertos en el género, nada mejor que optar por el nuevo Modo Hardcore. Esta modalidad supone un regreso al estilo clásico de la serie. Accesible en todos los modos de dificultad del juego, se equilibra todo le sistema de estilo para que suponga mucho más complicado subir de nivel. Por si fuera poco, se eliminan ciertas técnicas que resultan muy útiles en los otros modos, como la posibilidad de lanzar a los enemigos al aire con la Suspensión Demoníaca o una mayor dificultad a la hora de realizar los bloqueos de ataques enemigos.

Pero aún más exigente es el Modo Estilo Indispensable. En esta modalidad, diseñada para los más habilidosos y expertos, sólo dañaremos a los enemigos si optemos, al menos, una calificación de “S”. También está disponible en cualquier modo de dificultad. ¿No está mal verdad? Pues aún hay un reto más complicado, que recibe el nombre de Los Dioses Deben Morir. La complicación aún es mayor, ya que los enemigos aparecen cuando la suspensión demoníaca está activa y no podremos utilizar objetos ni elementos para recuperar la salud, por lo que prácticamente no se admite error alguno a lo largo de las misiones.

Y si lo que buscamos es unos combates aún más frenéticos, nada mejor que elegir el nuevo Modo Turbo, que incrementa de forma generosa la velocidad del juego, lo que se traduce en unos combates caóticos e intensos como pocas veces hemos visto. Este modo también cuenta con sus propias calificaciones, trofeos y logros, por lo que supone otro extra de lo más interesante. Nos gustaría también destacar que sus creadores han escuchado a los jugadores, y han introducido una serie de cambios y modificaciones en el sistema de estilo y los movimientos de Dante, además de redistribuir los coleccionables, llaves y puertas para ofrecer una experiencia muy renovada.

DmC Devil May Cry: Definitive Edition novedades

Por último, comentar que esta Definitive Edition incluye todos los contenidos descargables que fueron lanzados en el título original, además de las novedades de las que os estamos hablando. Además de la campaña principal, también podremos elegir desde el menú principal otra campaña, La Caída de Vergil, que nos ofrece otras 5 horas de juego extra e interesantes novedades, como el cambio de hermano para la acción. Además, en esta ocasión, esta expansión también contará con su propio Palacio Sangriento.

Todos estas novedades no hacen más que mejorar un producto ya de por sí excelente, uno de los mejores mejores Hack And Slash de la historia, una verdadera joya que asienta sobre un gran sistema de combate, espectacular y divertido a partes iguales, y una jugabilidad excelsa. Además, DmC tiene una duración más que considerable para el género que se trata. En total, nos puede llevar unas 15 horas completar los 20 capítulos del modo historia, si contamos ya con cierta experiencia en el género. Esta cifra se eleva considerablemente en el nivel de dificultad más alto y si queremos obtener las mejores puntuaciones y desbloquear todo.

Para darle aún más variedad al desarrollo se han introducido abundantes zonas de plataformeo, sobre todo a la hora de encontrar los numerosos secretos y objetos distribuidos por los escenarios. Además de estar muy bien implementadas, resultan muy agradables gracias al gran diseño de los escenarios y lo bien que se mueve nuestro personaje. En estas secciones nuestro héroe demostrará también toda su habilidad y velocidad a la hora de realizar saltos normales, dobles e incluso, flotar unos instantes y encadenar movimientos. No faltan la inclusión de dos nuevas apariencias para cada personaje.

DmC Devil May Cry: Definitive Edition, lo mejor

Tampoco falta la exploración en su desarrollo. Los escenarios invitan a explorar hasta el último rincón para encontrar almas escondidas y descubrir desafíos especiales, entre otras cosas. Para ello, en algunas ocasiones deberemos regresar a niveles anteriores para poder alcanzar sitios que antes no estaban accesibles.

Como vemos, aunque la acción es el elemento predominante en la última aventura de Dante, se ha dotado al juego de una gran variedad en su desarrollo, haciendo de DmC un juego que nos mantendrá entretenidos en todo momento.

Gráficos de DmC Devil May Cry: Definitive Edition

Gráficos de DmC Devil May Cry: Definitive Edition

Como hemos ido señalando a lo largo del análisis, una de las grandes novedades y mejoras de esta edición es la inclusión de 60 frames por segundo, que permite incrementar la velocidad y el nivel de locura de todos los enfrentamientos. El resultado en pantalla es simplemente espectacular, ya que ahora todos los movimientos, animaciones y acciones se suceden con una fluidez y suavidad soberbias, lo que se traduce en combates aún más divertidos y salvajes.

El juego también luce mucho mejor gracias a la resolución de 1080p, que permite disfrutar de un título que ya lucía excelente en las consolas anteriores, pero ahora con mucha más calidad en escenarios, texturas, efectos de luz, personajes y enemigos. Mención especial para el diseño de todos los personajes y escenarios, que ya nos encantó en 2013, pero que ahora podemos disfrutar en todo su esplendor. El resultado global es excelente, siendo un juego muy atractivo en todo momento desde un punto de visual.

Por último, destacar que también se han revisado todas las cinemáticas con el objetivo de mejorar su calidad global, que sea más acorde a los tiempos actuales.

Sonido de DmC Devil May Cry: Definitive Edition

Sonido de DmC Devil May Cry: Definitive Edition

Este apartado no necesitaba tantos cambios, ya que ya rayaba a un muy buen nivel, con unos sonidos contundentes y una banda sonora muy cañera que casa muy bien con la acción y el aire chulesco de nuestro protagonista. Por último, y no por ello menos importante, hay que resaltar que se mantiene el gran doblaje a nuestro idioma, algo que siempre agradecemos ya que permite a cualquier jugador seguir la historia.

Conclusión de DmC Devil May Cry: Definitive Edition

Conclusión de DmC Devil May Cry: Definitive Edition

Capcom y Ninja Theory traen a las consolas de nueva generación la versión definitiva de su magnífico DmC Devil May Cry. Lejos de conformarse con una lavado de cara, esta remasterización apuesta por ofrecer una edición muy mejorada, tanto en su apartado visual –1080p y 60fps, como en todo lo relativo a la jugabilidad y nuevos contenidos. El resultado es un título irresistible para cualquier amante del género o de la serie,

Los nuevos y exigentes modos de dificultad, la inclusión de todos los contenidos descargables y un apartado visual espectacular no hacen solo sumar puntos extra a uno de los mejores juegos de acción de los últimos años. No puedes dejar de probar un increíble Hack and Slash que garantiza horas y horas de alocada y diversión.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Análisis, Featured
Comparte este artículo