Análisis Portal 2: Obra maestra

Análisis Portal 2: Obra maestra
Comparte este artículo
Autor: 5

Hace más de tres años recibimos The Orange Box, uno de los packs más impresionantes que hemos podido disfrutar nunca, y que incluía uno de los mejores juegos de toda la historia, Half Life 2, así como sus episodios 1 y 2. Como si no fuera suficiente Valve y EA nos premiaron con dos maravillosos extras, que lejos de ser dos meros añadidos resultaban dos juegos únicos y maravillosos: Team Fortress 2 y, sobre todo, Portal. Este último nos ofreció uno de los juegos más originales, innovadores y divertidos de los últimos años, como fue reconocido de forma unánime por prensa especializada y usuarios. Uno de esos juegos que llegan sin hacer ruido y que se convierte por méritos en una gran sorpresa.

portal-2-caratula

Tal fue su éxito que sus creadores decidieron que ya era hora de ofrecer un título totalmente independiente, que no solo volviera a sorprender con su innovadora y adictiva mecánica, sino que la potenciará con nuevas e interesantes mejoras. Realmente la base era tan buena, que seguramente hubiera bastado con ofrecer poco más que una expansión con nuevos niveles, pero Valve ha querido sorprender de nuevo a los usuarios (tanto a los que disfrutaron de su primera parte, como a los que se estrenan en el mundo de Portal) con muchos añadidos, mejoras y nuevas mecánicas de juego que potencian una experiencia ya de por si sobresaliente. El resultado que nos ofrece este Portal 2 difícilmente puede ser mejorable. Estamos, sin ninguna duda, ante el más firme candidato a juego del año, no solo por su original planteamiento, sino sobretodo por ofrecer lo que debería ser la esencia de todos los juegos: una adicción y jugabilidad únicas que hacen que el usuario se meta de lleno en esta aventura apasionante.

A primera vista Portal 2 podía parecer un shooter más, ya que nos encontraremos con la típica perspectiva en primera persona, pero aquí no se trata de ir matando enemigos, coger armas y afrontar un juego lleno de acción, sino que esta perspectiva es utilizada para ofrecernos un título que tiene su base en la resolución de numerosos e ingeniosos puzles que pondrán a prueba no solo nuestra inteligencia, sino también nuestra destreza mental, imaginación y su capacidad espacial. Nuestro único arma será el ASHPD, un dispositivo que nos va a permitir crear portales interdimensionales tanto de salida (color naranja) como de entrada (azul). Esta supuesta sencillez de planteamiento, que acompaña al resto de elementos del juego, en la práctica ofrece una riqueza y variedad de situaciones muy elevada. Ya que jugando con esos portales podremos acceder a zonas que en principio parecerían inaccesibles y también resolver numerosos rompecabezas que se nos irán presentando ante nosotros.

portal-2-screen-4

Cuando entremos por uno de los dos portales, saldremos por el otro portal que hayamos creado, teniendo en cuenta que solo se puede tener dos portales a la vez creados. Pero no sólo será importante saber dónde situar esos portales, sino que también deberemos jugar con las físicas, la velocidad, los saltos, los objetos…Por ejemplo, habrá momentos en que para llegar a un determinado punto deberemos caer desde una gran altura a un portal que hayamos creado, para así poder salir disparados a toda velocidad por el otro y así poder alcanzar lugares que en un principio parecían imposible de alcanzar. En otras ocasiones esos portales no los crearemos para transportarnos nosotros, sino que los utilizaremos para que podamos llevar objetos de un lado a otro, y así poder activar pulsadores o botones.

Esta mecánica ya la pudimos disfrutar en la primera entrega, pero ahora se encuentra potenciada y ampliada con muchos más elementos y más variedad en las situaciones, lo que provoca que en todo momento el título nos sorprenda, ya que la variedad de puzles a los que nos vamos a enfrentar es muchísimo mayor. Desde que damos comienzo a nuestra aventura nos iremos dando cuenta que ahora la variedad es mucho mayor, y que se nos van presentando nuevas situaciones, y elementos que otorgan mayor complejidad a los puzzles.

portal-2-screen1

La historia nos sitúa en la piel de Chell, un sujeto de pruebas que deberá escapar de los Aperture Laboratories. La sensación en un principio será de auténtica soledad como demuestra que al comienzo del juego, sin saber cómo y por qué nos encontramos en una habitación. Esa sensación de soledad se ve aumentada por los escenarios y la ausencia de voz en nuestra protagonista. Un ambiente frío que pronto descubriremos encierra mucho más de lo que aparenta, con una historia que, sin anticipar nada, nos va a sorprender durante su desarrollo, con giros argumentales incluidos. Eso sí, tal como pasaba en el primer Portal, vamos a poder disfrutar de un alto grado de humor. A ello contribuye dos de los personajes que nos van a ir acompañando durante gran parte de la aventura y que son sencillamente geniales. Uno de ellos es una especie de esfera llamada Wheatley que aparecerá ante nosotros nada más comenzar y que no dejará de soltar parrafadas y comentarios surrealistas que nos despertarán más de una carcajada, llegando a ser casi entrañable su presencia. Por el otro lado, tendremos el regreso de una vieja conocida, GlaDOS, la villana del juego, que será la que intentará evitar que nos escapemos y la responsable de todos los retos que deberemos afrontar. No contenta con ello, durante todo el juego no parará de meterse con nosotros, con comentarios cargados de ironía y muy mala leche, pero que a la vez permitirán tener a los jugadores con una sonrisa constante.

Todo en Portal 2 está llevado de una forma sublime, por lo que casi sin darnos cuenta se nos va introduciendo en el juego con puzzles sencillos, para poco a poco ir complicándose con retos que van a requerir de mucha más precisión, agilidad y destreza mental. Sin embargo, el diseño tan brillante de las distintas salas hará que de forma natural y  progresiva tengamos mayor dominio sobre las distintas posibilidades que ofrece el juego. Podríamos decir que la curva de dificultad es sencillamente perfecta y cada vez nos deberemos enfrentar a retos más exigentes, pero sin llegar en ningún momento a desesperar al usuario. Con práctica y fijándonos siempre bien en el entorno podremos ir resolviendo casi todos los puzzles que se nos vayan planteando. A los primeros niveles que sirven a modo de tutorial les seguirán otros mucho más complejos y en los que entrarán en juego otros elementos como torretas ametralladoras que deberemos evitar o inutilizar, geles de repulsión que nos van a permitir pegar grandes saltos para llegar a determinadas zonas, lásers que activan interruptores o mecanismos, plataformas que aparecen y desaparecen…la variedad es mucho mayor que en su predecesor, lo que da lugar también a un mayor número de situaciones diferentes.

portal-2-screen2

Es la utilización de los portales de forma individual o conjunta con el resto de mecanismos que irán apareciendo en la aventura, lo que hace de Portal 2 un juego único y un auténtico reto a la inteligencia. El buscar la solución que nos permita salir de cada zona, y la satisfacción que provoca encontrar la solución eleva las cotas de adicción a niveles muy altos. Pero además en esta segunda parte se introduce partes también de plataformas que hará uso de nuestra habilidad en el mando y también otras en las que deberemos hacer uso de nuestra puntería.

Pero lo que da verdadero valor a esta mezcla de elementos son los ya nombrados puzzles. Bien podríamos decir que son los más ingeniosos, variados y divertidos que hemos encontrado en título alguno. Todo tipo de jugador se siente enganchado a un sistema totalmente adictivo y tendrá que enfrentarse a aquello tan típico de “una sala más y lo apago”. Además, en esta segunda travesía en el maravilloso mundo de Portal vamos a encontrarnos con un juego mucho más largo y que en función de nuestra habilidad y destreza a la hora de resolver los numerosos puzzles del juego nos puede llevar unas 8-10 horas para acabarlo en su modo para un jugador. Pero, y otra de las grandes novedades de Portal 2, no será el único modo que nos va a ofrecer diversión, ya que ahora vamos a poder disfrutar de un divertídisimo modo cooperativo que aumenta la duración del juego de forma exponencial. Una genialidad más que se saca de la manga Valve y que nos va a permitir jugar junto con otra persona (de forma local o por internet) una campaña independiente, con nuevos retos que no solo estarán basados en los del modo para un jugador, sino que permiten también nuevas posibilidades gracias a la entrada en escena de un segundo jugador. Esta aventura está protagonizada por dos robots, que deberán ayudarse en todo momento para resolver los distintos rompecabezas. Además, las risas están aseguradas cuando algún mal movimiento de uno de los dos robots acabe con la muerte de su compañero.

Portal-2-screen-5

Para redondear todo el conjunto EA y Valve han dotado a Portal 2 de un apartado técnico sobresaliente. La utilización de la última versión de su motor Source, permite entornos mucho más variados que en el primer Portal. Ahora no solo recorreremos frías y vacías salas sin casi mobiliario y detalles. Ahora podremos disfrutar de entornos de gran belleza, con mucha vegetación en algunos casos, y escenarios destruidos en otros. También nos vamos a encontrar con una complejidad mucho mayor en los diseños. Todo el entorno se mueve con la solidez y suavidad a la que acostumbran los títulos de Valve. El diseño de los personajes y elementos que hacen aparición en el juego son también de gran calidad, así como los efectos de luz y sombras. Tal vez no estemos ante un juego con unos gráficos deslumbrantes, pero tampoco lo pretende. La tecnología se pone al servicio de la diversión y en eso pocas compañías pueden igualarse a Valve.



El apartado sonoro, al igual que el resto del juego, es sobresaliente. La música combina los momentos en que casi pasa desapercibida a otros en los que sirve para acentuar los momentos de máxima tensión, adaptándose en todo momento a lo que vemos en pantalla. Lo mismo podríamos decir de los efectos de sonido, de gran calidad, variados y muy acertados con el ambiente y estilo del juego. Mención aparte tenemos que hacer de uno de los mejores doblajes a nuestro idioma que hemos podido disfrutar en título alguno y que nos va a permitir disfrutar de los numerosos e hilarantes diálogos y comentarios de GlaDOS y Wheatley.

Poco más queda que añadir, salvo que estamos ante un nuevo ejemplo de la maestría de Valve para ofrecer juegos únicos y originales. Un juego que encandila desde el primer segundo gracias a su brillante propuesta. Los numerosos rompecabezas que deberemos afrontar son de una brillantez sin igual. La variedad de situaciones no permiten un segundo de descanso al jugador. Estamos ante uno de los más claros candidatos a juego del año, gracias al mimo y empeño que han puesto Valve y EA. Portal 2 es una obra maestra que no se puede perder ningún usuario de PS3, Xbox 360 y PC.

Comparte este artículo
  • avatar
    chenon

    Está muy bien el análisis, te deja con los dientes largos para probarlo 😀
    En todo web/foro que visito nunca he visto comentarios negativos, incluso el modo historia es mejor que el primero, y el cooperativo es un gran acierto.

  • avatar
    AMarcos

    Muchas gracias Mathias, nos alegramos de que te haya gustado. No te preocupes que al redactar el análisis me preocupé de no meter ningún spoiler, porque es una experiencia que hay que vivir cada uno 🙂
    Si quieres contactar con nosotros escribe un correo a prensa@cosasdejuegos.es
    Un saludo!

  • avatar
    Mathias

    Genial análisis, aunque lo fuí leyendo con cautela porque no quería spoilers, pero me pareció un buen artículo.

    Solamente me falta ganar el concurso para probarlo como es debido.

    PD: ¿Como me puedo poner en contacto con alguno de los redactores?

  • avatar
    AMarcos

    Muchas gracias María. Nos alegramos que te haya gustado. Un juego como tú dices tan impresionante lo merecía. Te animamos a seguir visitando nuestro blog.
    Un saludo!

  • avatar
    maria

    me ha encantado el análisis, espectacular para un juego impresionante