Juegos online gratuitos (I): Minijuegos

Juegos online gratuitos (I): Minijuegos
Comparte este artículo
Autor: Comentar

Ya no hace falta gastarse unos cuantos euros en una tienda de videojuegos para divertirse un rato con el ordenadorInternet ofrece muchas posibilidades para jugar gratis sin salir de casa y sin rascarse los bolsillos, lo cual no está nada mal en esta época de crisis.

juegos_online_gratisI

Hay minijuegos que te permiten chutar penalties

Esta semana y la que viene hablaremos de los juegos gratuitos que podemos encontrar en la Red Hoy comentaremos los minijuegos, la diversión instantánea para el jugador poco exigente, y los juegos tradicionales en su salto a Internet.

Los minijuegos se cargan directamente en las páginas webExisten muchas dedicadas a ellos, sólo hay que escribir en cualquier buscador “juegos online gratis” y nos aparecen decenasLos hay de infinitas temáticas y géneros: aventura gráfica, acción, estrategia, puzzles, simuladores, etc

.
Ventajas: diversión rápida e instantánea y por supuesto, gratis.

¿Inconvenientes? Son juegos cortos, no se puede guardar la partida, a pesar de ser online no permiten la interacción con otros jugadores y son mucho más sencillos y de menos calidad que los convencionales.

Por otro lado, los juegos de toda la vida también se han adaptado a las nuevas tecnologías y ahora puedes echarte una partida al ajedrez, a las damas, al parchís o al dominó (entre muchos otros) con personas de cualquier punto del planeta.
Un ejemplo es mundijuegos.com, pero hay muchísimas otras páginas web.

Muchos de estos juegos sólo permiten una interacción limitada con los otros jugadores, como enviarle frases predeterminadas.
¿Lo peor? Muchos abandonan la partida antes de finalizar si se ven muy inferiores o por cualquier otro motivo, nunca sabes si te enfrentas a una persona seria o si en cinco minutos se irá a comer y te dejará en la estacada.
La victoria será para ti, pero quizás hubieras preferido llegar hasta el final.
Aún así, siempre es más divertido saber que detrás de la pantalla hay una persona y no un robot.

Imagen de Manuel Cernuda, Flickr

Comparte este artículo